lunes, 7 de julio de 2008

No te olvides de las venas.




Pocas veces me he visto tan identificado con algo como lo hice al ver esta escena de la genial Supersalidos (Superbad en inglés.)
Describe a la perfección esa extraña obsesión infantil (o adolescente,o para toda la vida,dependiendo del caso) que consiste en dibujar penes de distintos tamaños y formas en cualquier superficie apta para ello.

Es extraño, pero la sóla visión de uno de estos miembros dibujados provoca automáticamente una carcajada en el escritor de este "artículo", y espero no estar sólo en esta reacción, ya que de lo contrario este texto pasaría a ser una confesión vergonzosa y humillante a la par.

Pero centrémonos en el tema. Cuando vemos un pene dibujado, pensamos de forma automática en palabras como cipote, lefa, chumino, y demas vocablos que hace años dejamos de usar,y que desde aquí reivindico. Porque la sonoridad de la palabra cipote no tiene rival, y la imagen mental que se nos viene a la cabeza con el término lefa es mucho mas gráfica que el más usado semen.

Si despuésde todo esto seguís sin sentiros identificados, o sois unos mentirosos, o sois niñas, y por lo tanto quedasteis fuera de este indómito mundo de falocracia y groserías.

Paso a describir como dibujar un buen cipote, con pelos,venas y el ocasional chorro de lefa como colofón.

Lo primero es dibujar los huevos. Es una parte muy importante,pues los huevos ocupan gran parte del dibujo. no deben ser necesariamente iguales, pero si es importante que sean ovalados, ya que si no nuestra obra maestra puede ser acusada de tener los huevos desinflados, o colgosos, y no queremos eso. Como detalle podemos añadir algunos pelos, ni muchos ni pocos,y curvados hacia abajo para que no parezcan pinchos. Las rugosidades escrotales son,en la mayor parte de los casos, obviadas, debido a su dificultad.



En segundo lugar diseñaremos el tronco. De esta parte depende el aspecto final del cipote. Podemos dibujarlo grueso y bajo para que tenga un aspecto rechoncho y más comico, o podemos alargarlo hasta límites insospechados, convirtiéndolo en un pollón enorme. En este último caso es conveniente añadir un par de venas, para añadir sensación de tensión y firmeza. Como en el caso de los pelos, añadir las justas y necesarias. No es el cipote del increible Hulk.

Por último, y no por ello menos importante, hay que dibujar la cabeza del pene, también llamada capullo. Aquí el artista suele mostrar parte de su alma, ya que, dependiendo de las vivencias propias, se suele dibujar el glande con o sin cuello vuelto. Finalizamos la obra dibujando el agujero,que en la mayoría de los casos, y por convenio estético, consistirá en una raya vertical en mitad del glande. Cuidado con hacer la raya demasiado grande, a nadie le gustan los penes bicéfalos. Como toque final, se suelen añadir unas gotitas por encima del capullo, o incluso un chorro a modo de festiva fuentecilla.



Esta técnica, que al principio parece difícil de dominar, es en realidad sencilla, y una vez dominada, podemos aplicarla sobre casi cualquier superficie : Cuadernos, apuntes ajenos, libros de texto, coches muy sucios o todo lo que se os ocurra. Sed consecuentes y propagad vuestra obra para que el resto del mundo la admire, y para, si se da el caso, que le pillen el libro de religión lleno de pollas a otro y no a tí.

Etiquetas: , ,

4 comentarios:

Blogger EvilShara ha dicho...

Yo nunca he dibujado uno o.o

14 de julio de 2008, 11:28  
Blogger Leni ha dicho...

Porque eres chica.

15 de julio de 2008, 8:25  
Blogger EvilShara ha dicho...

hombres... ù.u

18 de julio de 2008, 12:56  
Blogger Quico_Risi ha dicho...

xDDDDDDDDDDDDDDDD


Todos amamos "Supersalidos" por esa escena,es grandiosa!

retransmitiendo desde la biblioteca^^

28 de agosto de 2008, 10:44  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal